Generalmente, las clases de Yoga que organizamos en la Costa de la Luz constan de:

  • Una técnica de relajación a través del canto de algún mantra hindú o tibetano (sílabas o textos breves que inducen a la mente a liberarse del flujo constante de pensamientos y llevan a la persona a un estado de profunda concentración).
  • Algún ciclo de kapalabhati (“limpieza del cráneo” en sánscrito) una respiración que purifica los aparatos respiratorios, sanguíneos y las células en general.
  • El saludo al sol (Surya Namaskar) que, según el nivel de la clase, sigue la técnica del Hatha o Vinyasa y puede tener variaciones ideadas por la profesora.
  • Varias posturas (asanas) de pie, sentados, torsiones, flexión hacia delante o extensión hacia atrás y posiciones invertidas.
  • Algunos minutos de relajación en Savasana (o “posición del muerto” en sánscrito), acompañada de una respiración dulce y lenta, para calmar el cuerpo, la mente y el espíritu.